Un extracto del articulo de Andrea Canter de la Child Mind Institute, ONG de New-York que se dedica a la ayuda a padres que tienen hijos con dificultades de aprendizaje. Por supuesto, estos consejos para preparar la reunión se pueden utilizar por todos los padres.
Lee el articulo entero aqui 

Preparación para una reunión entre padres y profesores

Por lo menos una vez al año, y frecuentemente todos los semestres (o más seguido), usted recibirá una notificación para una reunión entre padres y profesores. Quizás usted sea el que haya pedido la reunión. Hay muchos pasos que puede tomar para asegurarse que la conferencia sea productiva y positiva:

Reúna materiales importantes. Reúna los materiales apropiados para ayudarle a prepararse para la reunión. Éstos pueden incluir expedientes de escuelas y años escolares previos, como boletínes de calificaciones, notas de los exámenes, registros de salud y vacunas, y correspondencia pasada y presente entre el hogar y la escuela.

Hable con su hijo antes de la reunión. Los niños deben entender por qué se está llevando a cabo la conferencia (debido a que hay un problema o es una reunión de rutina dirigida a todos los padres) y tener la seguridad de que los padres están buscando maneras de ayudar y averiguar lo que sus hijos están haciendo en la escuela. Pregúntele a su hijo si tiene alguna preocupación en particular sobre el trabajo en la escuela o las relaciones entre los estudiantes.

Familiarícese con los deberes de su hijo. Si su hijo tiene deberes, familiarícese con ellos y con el rendimiento de su hijo. ¿Los está haciendo? ¿Los entiende? ¿Son demasiado fáciles o difíciles?

Prepare una lista de preguntas para el profesor de su hijo. ¿Está cuempliendo las expectativas de aprendizaje y comportamiento? ¿Cómo está rindiendo en las tareas de clase diarias, los exámenes y los deberes? ¿Cómo se compara con los otros niños en cuanto a destrezas básicas? ¿Acata las reglas de la escuela o exhibe problemas de comportamiento? Si tiene dificultades en cualquier área, ¿qué se ha hecho para tratar de mejorar su rendimiento? ¿Pone atención en clase? ¿Qué más se puede hacer en el hogar o en la escuela? ¿Cuáles son sus puntos fuertes? ¿Hay algo que deba preocuparme sobre su salud o sobre cómo se está adaptando? ¿Hay información o recursos que usted me recomendaría? ¿Cómo se relaciona mi hijo con otros estudiantes?

Esté listo para colaborar. Generalmente, los profesores dan malas noticias a los padres porque quieren ayudar a sus hijos a mejorar, y no para culpar a los padres o a lo niños. Pero algunas veces el mensaje no llega de esa manera, y naturalmente los padres se vuelven defensivos y protectores, y quizás hasta se enojen. Asuma que el profesor desea lo mejor para su hijo, y responda tranquilamente y con tacto. Indique que usted está muy preocupado por resolver el problema y ayudar a su hijo a tener éxito. Ofrezca reunirse con él o ella más adelante para discutir el problema y buscar una solución. Recuerde que los profesores temen tanto dar malas noticias como los padres recibirlas.

Durante la reunión

Escuche con atención. Es perfectamente aceptable tomar notas. Esto es especialmente útil si los padres u otro pariente involucrado no pueden asistir. También le puede ayudar a recordar detalles para poder formular preguntas más adelante.

Ofrezca su perspectiva. Muchas veces los profesores le preguntarán sobre las actividades de su hijo en casa, y su punto de vista sobre los aspectos fuertes de su hijo y las áreas dónde puede necesitar ayuda. Aun si el profesor no preguntara, comuníquele sus observaciones y preocupaciones.

Usted quiere escuchar buenas noticias sobre su hijo. Si el profesor no ofrece ningún comentario positivo, pregúntele directamente: “¿Qué hace mi hijo bien?”. Y recuerde que los profesores frecuentemente sólo escuchan comentarios negativos también. Asegúrese de ofrecer un cumplido, un agradecimiento para que el profesor sepa que usted aprecia lo que está tratando de hacer para ayudar a su hijo, aun cuando no esté funcionando.

No tema hacer preguntas. Si usted no entiende algo o siente que sus preocupaciones son ignoradas, entonces hable con el profesor. Los profesores pueden fácilmente emplear sin darse cuenta jerga y olvidarse de que muchos padres no están familiarizados con los términos que los profesores emplean a diario. Pregunte que significan las calificaciones de los exámenes y qué repercusiones tienen los resultados para su hijo. Pida explicaciones de términos o programas que no le resulten familiares. No entender algo con claridad puede fácilmente ocasionar un malentendido.

Traduire »